¡Sé el cambio que quieres ver en el mundo!

Design for Change. Nuestros alumnos pueden cambiar el mundo.

Ante los cambios de la sociedad a los que se enfrentan los niños de hoy en día, nace un proyecto que pretende cambiar a las personas para poder así transformarlo todo.

En la actualidad vivimos en una época de constantes cambios en los que nuestros alumnos se enfrentan a nuevos retos en una sociedad cambiante, en la que la tecnología domina el mundo y nos permite tener acceso a información sobre negocios, la empresa, política… La gente se relaciona a través de las redes sociales con personas del otro lado del mundo con solo un clic en cuestión de segundos.

Nuestros alumnos utilizan aplicaciones en las que consiguen respuestas inmediatas, que atraen toda su atención y los enganchan con colores, música y entornos de aprendizaje muy atractivos.

Está claro que estos avances nos han permitido avanzar, seguir innovando y desarrollar toda nuestra creatividad e imaginación, pero hay que tener en cuenta que vivimos en una sociedad de pensamiento y actuaciones rápidas (lo quiero aquí y ahora) y esto a veces provoca un sentimiento de impotencia y frustración tanto en niños como en adultos.

Si nos paramos a pensar un momento, nos hacemos una pregunta ¿Estamos educando a nuestros alumnos/hijos de un modo correcto y adecuado al momento en el que viven? ¿Les estamos exigiendo lo que ellos pueden darnos?

Tras plantearnos estas preguntas, decidimos ponernos en marcha e implementar un proyecto de “Design for Change”, en colaboración con la Universidad Cardenal Cisneros.
“Design for Change” trabaja áreas relacionadas con la amabilidad y el respeto a las personas mayores o con capacidades diferentes, abordan retos que tienen que ver con la convivencia escolar, el medioambiente y la salud e incluso con la cultura y las tradiciones, para poder preservarlas.

La convivencia escolar fue el área a trabajar en nuestras aulas, ya que los niños tenían dificultades de autocontrol, intolerancia a la frustración y falta de paciencia.

Como consecuencia de estas conductas había muchos conflictos que no se conseguían resolver, mal humor y apatía generalizada. Sin embargo, teníamos la gran suerte de saber que nuestros alumnos eran conscientes de ello y que realmente querían cambiar lo que no estaban haciendo bien, que cada conflicto era una oportunidad de aprendizaje.

Lo primero que había que hacer era que ellos fueran y sintieran ese cambio que querían para su aula y en general para el mundo que les rodea.

Como decía Mahatma Gandhi “Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo.”

Nos pusimos en marcha con el proyecto, que actualmente está teniendo una gran aceptación entre los niños.

En estas sesiones los alumnos juegan, cumplen las normas, comparten, se divierten y disfrutan de las actividades planteadas.

Nuestros alumnos tienen el poder y la capacidad de observar, ponerse en el lugar de otros y crear respuestas para cambiar los problemas que ven a su alrededor.

Al preguntar a un grupo de 29 alumnos que es lo que más les gusta hacer en su tiempo libre, el 90% respondía actividades que realizan en familia, con sus padres, hermanos, tíos y abuelos. Aquí pudimos ver, una vez más, que el verdadero cambio empieza en las personas, con la educación en la familia.

Gracias a la gran difusión que “Design for Change” ha tenido, ha resuelto grandes retos del mundo entero.

Los niños que desarrollan este tipo de proyectos se hacen más conscientes de la realidad y desarrollan el sentido de la responsabilidad.

Nosotros como maestros tenemos la apasionante labor de darles la oportunidad y las herramientas necesarias para que ellos puedan cambiar el mundo, por uno un poquito mejor.

Ana Mª Serrano Soriano
Tutora de 2º de primaria.
Colegio Alborada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *