Más allá de un viaje, una experiencia para toda la vida

Domingo, cinco de la tarde. Me pongo a escribir sin tener muy claras las palabras que voy a teclear. Estoy segura de que en alguna ocasión te has sentido como me encuentro en estos momentos. Son tantas las emociones y situaciones vividas durante estos días que no sé muy bien por dónde empezar.

Deseo contártelo, pero me da miedo que entre las letras se escape la magia que ha hecho que esta semana pase a formar parte de los días a recordar. Si algo he aprendido de esta experiencia es que el miedo es el que te lleva a caer, por eso, tomo la posición base, miro a la ladera y me lanzo, dejando atrás la montaña.

Convencida de que los docentes necesitamos tanto de estudios como de experiencia para obtener una adecuada formación, no dudé un segundo en presentarme voluntaria para formar parte de este primer viaje.

El lunes a las 7:30 de la mañana, 120 alumnos de 10 a 16 años se despedían de sus familias para sumergirse en una semana de convivencia y deporte en el norte de España. Junto a ellos, íbamos un grupo de 12 monitores y profesores para atenderles en todo lo que pudieran necesitar.

Sobre las seis de la tarde, con un paisaje cubierto de nieve llegábamos a La Molina. Tito, responsable de atendernos durante nuestra estancia, nos recibió e insistió en las tres palabras clave que harían de esta experiencia una semana de grandiosa convivencia: responsabilidad, respeto y puntualidad. Palabras que han estado presentes en cada uno de los integrantes del viaje a lo largo de los días.

Alumna en viaje de ski de Alborada a la estación de la molina

Con cinco horas diarias de clase de esquí a cargo de monitores muy bien preparados, nuestros alumnos han avanzado a pasos agigantados. Se han caído, pero han aprendido a levantarse después de cada caída.

Como dice Irene Villa, amante de este deporte: “Hijo, te haré fuerte y seguro, pero debes tropezar para aprender por eso voy a darte fortalezas humanas dándote mucho amor y mucha seguridad en ti mismo. Pero no voy a quitar las piedras de tu camino, porque cuantas más piedras encuentres y más pesadas sean, más grande y fuerte construirás tu castillo”1.

Hemos perdido ese miedo a caer que en nuestro día a día nos aterroriza, porque hemos visto que después de cada caída teníamos una mano amiga que venía a ayudarnos, que ese tropiezo no era el final, que salíamos con más ganas de seguir practicando y que para hacerlo bien no hay que dejar de intentarlo.

Ha sido una semana en la que los alumnos y los profesores no hemos perdido clases, porque hay cosas que aprender más allá de las aulas y no a base de teorías.

El restringir el uso del móvil nos ha dado a todos la oportunidad de vivir el presente y de apostar por las relaciones sociales. Las actividades de por la tarde, mezclando edades, han enriquecido nuestras amistades. Los turnos de ducha, comida, entrega de material… han hecho que virtudes como la espera, el compañerismo o la tolerancia a la frustración fueran trabajadas de primera mano.

Cuando colegio y familia trabajan en una misma dirección, se nota y se disfruta el doble. Por eso no quiero dejar de mencionar a todos los padres y madres que, desde casa, nos han confiado lo más precioso que tienen para que estos días, las aulas hayan sido las montañas, los compañeros, nuevos amigos y los profesores su extensión.

Me quedo más tranquila terminando estas letras invitándote a venirte conmigo el año que viene. ¡Qué no te lo cuente!

María Sureda de Lucio
Profesora de Primaria

1 Irene Villa (octubre, 2018) ¿Puede el perdón curar el dolor? Aprendemos juntos BBVA.
Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=gaoInJBOEbw

8 opiniones en “Más allá de un viaje, una experiencia para toda la vida”

  1. Me ha encantado esta experiencia en La Molina . Soy una de las alumnas que ha participado , me lo he pasado genial. Los monitores se han portado de maravilla con nosotr@s , hemos socializado mucho tanto chicos como chicas .
    Cuando necesitabas algo los monitores estaban allí para ayudarte , las
    actividades de por la tarde estaban super bien organizadas .
    Estoy muy contenta por haberme ido al viaje de esquí y espero que al año que viene se repita esta experiencia tan chula.
    Gracias y hasta el próximo viaje .

    1. Muchísimas gracias por tu comentario Bea. ¡El año que viene repetimos! Ojalá se animen muchos alumnos para vivir lo que hemos experimentado estos días. ¡Nos vemos por el cole!

  2. De esta experiencia vital , los niños salen fortalecidos en todos los aspectos ( compañerismo, amistad, responsabilidad,etc..) ademas de una motivacion extra para cumplir con sus obligaciones para ganarse el del año que viene. Han vuelto felices y los padres mas.

  3. Sólo tengo una palabra: GRACIAS, así con mayúsculas. Mis hijos han venido pletóricos, han disfrutado muchísimo y allí estarán el año que viene.

    1. ¡Qué alegría leer este comentario Eva! Ha sido una suerte contar con tus hijos en este viaje. Gracias a ti por confiar en nosotros. ¡El año que viene más y mejor!
      María Sureda de Lucio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *