La música en la Educación

A menudo surge el debate sobre la conveniencia o no de la música en la Educación

¿Es necesaria la enseñanza de la música en colegios e institutos?
¿Debería dejarse para las actividades extraescolares en escuelas de música y conservatorios?
¿Te Imaginas un mundo sin música?

Es probable que ante estas preguntas hayas dado ya la respuesta en tu interior, pero vamos a ver varios argumentos que ayudarán a reforzar tu postura.

Es obvio que la música es vital y esencial en el desarrollo de las personas y, sobre todo, en la activación de la inteligencia de las mismas. Son varios los estudios que demuestran que la música tiene una acción directa y un efecto más que notorio en el desarrollo de la personalidad y también en el desarrollo cognitivo de los jóvenes estudiantes. Algunos científicos han encontrado incluso relación entre el aprendizaje de la música y el desarrollo de actividades esenciales como el aprendizaje del habla, la escritura o incluso la adquisición de algoritmos y numeración. Todo ello se debe a la activación del hemisferio izquierdo, encargado de todas estas facetas. La música tiene un efecto de estimulación hacia el mismo.

Uno de los estudios más feacientes en la materia es el conocido como ‘Efecto Mozart’, que demostró que los niños a los que se les ponía música de Mozart durante 10 minutos demostraban tener un coeficiente intelectual más elevado y mejoraban sus habilidades viso – espaciales y cognitivas.

¿Qué beneficios tiene la música en la Educación?

A continuación, vamos a ver lo positivo y lo beneficioso de la música en la educación de los niños y las niñas.

  • La música es una forma de expresión en sí misma. ¿Cuántas personas no saben expresar con palabras lo que sí saben decir de manera brillante gracias a la música?
  • La música influye directamente en el desarrollo intelectual del niño y en su crecimiento cognitivo, lo cual nos ayudará en la adquisición y desarrollo de diversas competencias, entre ellas, las Competencias Matemática y Lingüística.
  • El terreno del esfuerzo, la constancia y la perseverancia también se ven claramente afectados por la música. Es manifiesto que la música y, sobre todo su progreso en ella, precisa de todas estas cualidades; cualidades que se trenzan de manera intrínseca en el desarrollo del niño o niña en todo el proceso de escolarización, todos ellos valores básicos.
  • La música nos hace extremadamente felices. Pocas veces podréis ver una criatura más feliz que cuando está bajo los efectos de la música. No dudéis que, gracias a este hecho todo ello
    tiene también una incidencia muy positiva en la autoestima y la imagen que se tiene de uno mismo. Afortunadamente, hoy en día el enfoque de la asignatura y, sobre todo, el perfil profesional de la mayoría de los maestros ayuda a que la música en la escuela sea más que un entretenimiento, contribuyendo al desarrollo integral del alumno.
  • Uso de las nuevas tecnologías. Es cada vez más fácil integrar las tecnologías de la información y la comunicación para enriquecer esta asignatura. La proliferación de programas, aplicaciones, soportes y recursos ayudan, y mucho, como elemento motivador, haciendo de esta materia, un área esencial en el currículo de las etapas de Infantil, Primaria y Secundaria.

El hombre es un animal musical, y la principal prueba de ello ocurre ya en el vientre de la madre. Está demostrado científicamente que un niño o niña puede recordar una melodía o un tono que la madre le cantaba cuando esta estaba embarazada. Tales recuerdos pueden incluso durar un año.

La música nos permite escuchar de manera activa, sentir diferentes emociones, expresar lo que deseamos, comunicar sentimientos y ampliar lazos sociales, es decir, es un elemento fundamental en el proceso de construcción de nuestra propia identidad.

La educación es lo más cercano a la magia en el mundo. Nada puede transformar la vida de una persona como la educación. Insufla confianza y regala a las personas una voz. Además de sus evidentes beneficios para una vida más plena y mejor, la educación puede contribuir a la mejora de la sociedad en su conjunto; una sociedad en la que la gente sea consciente de sus derechos y deberes. (Nivasini, estudiante de India, 2016).

Eduardo del Castillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *